Estamos convencidos de que la investigación debe ser de utilidad para el desarrollo del país y, particularmente, sus sectores rurales, por lo que se debe nutrir del trabajo en terreno y ser comunicada tanto a quienes definen las políticas públicas como a los pobladores.